Actitud Reactiva.

La empresa donde trabaja Marisa ha llevado a cabo un ERE y se ha quedado sin trabajo. Se veía venir pero  nunca pensó que llegaría ese día, la verdad. No eran más que rumores. Además ¿qué iba a hacer ella?. Tiene muy claro que a su edad, le será muy difícil encontrar otro empleo, a pesar de la importante experiencia que tiene en su profesión.

¡Quieren gente joven. ¡Qué mala suerte!. Se queda sin trabajo en el peor momento. Está claro que  es una víctima más de la crisis, del sistema.  La angustia, se le agarra al pecho. Respira hondo y se dice tres veces, Todo saldrá bien…Algo aparecerá. De hecho mañana o pasado, en cuanto le den los papeles,  irá a inscribirse a la oficina de empleo y luego,  llamará a su sobrina para que le ayude a darse de alta en un portal de búsqueda de empleo. Las nuevas tecnologías no las domina del todo. Vuelve a respirar hondo y pone música relajante. 

Actitud Proactiva.

Desde hace algún tiempo corre el rumor de un posible ERE en la empresa donde trabaja Marisa. Las cosas desde hace algún tiempo van mal. Cada vez que imagina su futuro, tiene crisis de ansiedad. Lo ve muy  negro y esto le provoca insomnio. Hasta que un día, deja de ponerse en lo peor. Se da cuenta de que es hora de actuar, de tomar decisiones, antes de que sea demasiado tarde.

Aunque ya no es una jovencita, aun tiene mucho que aportar al mercado laboral y a las empresas de su sector. Además pensándolo bien, este es el momento. Dentro de esa empresa ya no podía seguir creciendo y hace tiempo que tiene ganas de nuevos proyectos. Por fin vuelve a ilusionarse!.

La primera decisión que ha tomado es la de contactar con un servicio de orientación laboral  para que le dé unas pautas de cómo afrontar su  búsqueda de empleo. Que le revise su currículo y quizás le ayude a valorar otras opciones como por ejemplo, el autoempleo. Durante todos estos años, ha generado muchos contactos en el sector, domina las nuevas tecnologías, tiene un blog y a lo largo de este último año ha ido gestionando su marca personal a través de las redes sociales en las que tiene una participación muy activa creando y compartiendo información, esto le ha servido para estar siempre a la última, en todo lo relacionado con su profesión. 

Definición de Proactividad. 

Actuar de que las cosas ocurran. La Proactividad es la actitud con la que una persona asume el control de su vida y significa moverse,  tener iniciativa y tomar decisiones , diseñar un futuro y el trayecto  más adecuado para alcanzarlo y gestionar los contratiempos que puedan surgir en ese trayecto. 

Con una actitud proactiva,  sentiremos que tenemos poder, se abrirá ante nosotras-os  un abanico de posibilidades de acción que probablemente no habíamos contemplado y por supuesto, nos veremos como personas competentes para resolver problemas.  

Definición de Reactividad. 

En el lado opuesto a la proactividad nos encontramos con la Reactividad. La persona reactiva tiene una actitud de espera. Espera por ejemplo, que le llamen para un trabajo. La  persona considera que no tiene control sobre su vida. Lo que tiene que ocurrir ocurrirá, no está en sus manos cambiarlo y  no tiene más remedio que amoldarse o resignarse a las circunstancias. Se considera una víctima.  No hay posibilidades de acción. 

 

Written by Eva Ventín

Deja un comentario